23 de julio, Día Mundial de las Ballenas y los Delfines

23 de julio, Día Mundial de las Ballenas y los Delfines

El 23 de julio de 1986 la Comisión Ballenera Internacional (CBI) decidió proclamar ese día como el Día Mundial Contra la Caza de Ballenas, hoy conocido como Día Mundial de las Ballenas y los Delfines.

Los delfines, las ballenas y las marsopas (cetáceos como la vaquita) son fascinantes, considerados entre los animales más inteligentes de nuestro planeta y ayudan a mantener la salud del ecosistema marino. No obstante, cada dos minutos un delfín, una marsopa o una ballena muere accidentalmente en el mundo debido a la pesca.

Los Cetáceos son un grupo de mamíferos importantes en la función de los ecosistemas marinos y por ende para la existencia del ser humano, estos organismos pertenecen al Orden Cetácea el cual se divide en dos sub ordenes: Mysticeti y Odontoceti; que comprende 86 especies actuales de mamíferos marinos, (incluyendo a las ballenas, delfines y marsopas); aunque tienen amplia distribución, la mayoría son considerados especies en peligro de extinción.

Es importante resaltar que, todas las especies de Cetáceos se encuentran en la Lista de Especies Amenazadas de Guatemala -LEA- y, además, es regulada por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres -CITES- a nivel mundial, debido a las constantes amenazas antropogénicas en su hábitat.

El avistamiento de Cetáceos atrae turismo durante el periodo de noviembre a febrero, esta actividad es considerada como uso sostenible ya que contribuye a la conservación por medio de la concientización y educación, por lo que el CONAP posee el “Reglamento para la Observación de Cetáceos en Aguas Guatemaltecas en Actividades Turísticas y Recreativas” el cual fomenta que dicha actividad turística se realice de forma responsable y sostenible, garantizando la protección y conservación de Cetáceos en aguas nacionales, además de salvaguardar la integridad de la tripulación y de los pasajeros de las embarcaciones; lo anterior se realizó en atención a la Ley de Áreas Protegidas Decreto 4-89 y su respectivo reglamento.

De acuerdo a WWF, los cetáceos tienen una gran influencia sobre los ecosistemas que habitan y es probable que la disminución significativa de su población tenga repercusiones catastróficas sobre ellos. Cada año, más de 300,000 cetáceos se enredan y se ahogan en artes de pesca dañinos como las redes de enmalle. 

“El CONAP como ente encargado de velar por la conservación de la diversidad biológica del país, implementa el “Reglamento para la Observación de Cetáceos en Aguas Guatemaltecas en Actividades Turísticas y Recreativas”, con el fin de que dicha actividad se realice de forma responsable y sostenible, garantizando la protección de cetáceos en aguas guatemaltecas”.  Abraham Estrada, Secretario Ejecutivo del CONAP.

Por lo que se hace un llamado a la población turística, tour operadores, pescadores y a la población en general, convertirse en guardianes de los recursos naturales, ya que la diversidad biológica es parte integral del patrimonio natural y desarrollo para todos los guatemaltecos.

Recuperemos juntos la #EternaPrimavera

#GuatemalaNoSeDetiene

Guatemala, 23 de julio de 2020.