La nota científica

La nota científica

Convivencia con cocodrilos en época lluviosa Autor: Grupo Cocodrileros de Guatemala -GCG- Consejo Nacional de Áreas Protegidas

Guatemala se localiza en la zona tropical del hemisferio norte, cuenta con diversos relieves compuestos por altas montañas y un complejo volcánico que dan lugar a profundos valles y depresiones. El país posee dos estaciones a lo largo del año, la estación seca (verano) que abarca desde noviembre hasta mayo y la estación lluviosa (invierno) que empieza desde mediados de mayo hasta octubre, y puede extenderse hasta mediados de noviembre (Ruano y Milan, 2014; Bardales-Espinoza et al. 2019). Ambas estacionalidades son vitales para determinar el apareamiento, migración y reproducción de muchas especies, principalmente de cocodrilos.

Para Guatemala, se han reportado 3 especies de cocodrilianos de las 26 descritas, 2 de ellas pertenecen a la familia Crocodylidae (Crocodylus acutus y Crocodylus moreletii) y 1 especie  perteneciente a la familia Alligatoridae (Caiman crocodilus). Ambas especies de cocodrilos poseen un ámbito de distribución al norte del país y el caimán se distribuye principalmente en los departamentos de la Costa Sur. El período de reproducción de estas especies varía entre abril a junio o julio, desde la puesta de huevos hasta la eclosión de las crías (Casas-Andreu, 2003; Villegas  et al. 2011; González-Desales et al. 2016), siendo la época lluviosa un factor determinante para la supervivencia de los neonatos por la alta disponiblidad de recursos alimenticios y refugios (Corado-García y Cajas-Castillo, en prensa). Los cocodrilos son bastante territoriales y atacan como mecanismo de autodefensa, aunado a la protección de crías ante cualquier depredador (e.g. mapaches, aves, incluso otros cocodrilos) por lo que tienden a ser más agresivos.

El encuentro entre cocodrilos-humanos ha aumentado a lo largo del tiempo por diversos factores tales como, la pérdida de hábitat: que incluye el avance de la frontera agrícola, asentamientos humanos, fincas ganaderas, etc. Provocando accidentes, algunos fatales, para los pobladores locales; dichos encuentros pueden aumentar durante la época lluviosa (Fukuda et al. 2014; Brien et al. 2017) dado que, las lluvias dan lugar a la formación de canales intermitentes, especialmente en lagunas, permitiendo a los cocodrilos desplazarse hacia otros sitios (Cedeño-Vásquez y Pérez-Rivera, 2010; Rodas-Trejo et al., 2017). Asimismo, se recomienda a los pobladores de las comunidades aledañas a ríos y lagunas que sean precavidos al momento de tener un encuentro con estos animales. Si hay un avistamiento a tiempo, lo más apropiado es retirarse del lugar inmediatamente y mantener una distancia prudencial con el cocodrilo (entre 5-10 m), o dar aviso a las autoridades locales para reubicar de forma estratégica y segura a los cocodrilos conflictivos. Además, evitar alimentar a los cocodrilos pues asociarán la presencia de humanos con alimentos de fácil acceso provocando un accidente innecesario. No olvidemos que todo organismo cumple una función importante dentro del ecosistema,  y el cocodrilo es un depredador clave en la regulación de la abundacia y comportamiento de depredadores de orden inferior y pueden ser utilizados como buenos indicadores de pesca (Somaweera et al., 2020).

Lit. citada.

Bardales Espinoza, W. A., Castañón, C., y J.L. Herrera Herrera. 2019. Clima de Guatemala, tendencias observadas e índices de cambio climático. En E. J. Castellanos, A. Paiz-Estévez, J. Escribá, M. Rosales-Alconero, & A. Santizo (Eds.), Primer reporte de evaluación del conocimiento sobre cambio climático en Guatemala. (pp. 20–39). Guatemala: Editorial Universitaria UVG.

Brien, M.L., C. M. Gienger, C. A. Browne, M. A. Read, M. J. Joyce, and S. Sullivan “Patterns of human–crocodile conflict in Queensland: a review of historical estuarine crocodile (Crocodylus porosus) management,” Wildlife Research 44(4), 281-290. https://doi.org/10.1071/WR17011

Casas-Andreu, G. 2003. Ecología de la anidación de Crocodylus acutus (Reptilia: Crocodylidae) en la desembocadura del río Cuitzmala, Jalisco, México. Acta zoológica mexicana, (89):111-128.

Cedeño-Vásquez, J. R. y S. D. Pérez-Rivera. 2010. El Cocodrilo de Pantano (Crocodylus moreletii) en Laguna Esmeralda, Quintana Roo, México. Revista Latinoamericana de Conservación. 2:91-98.

Corado-García, V.A. y Cajas-Castillo, O.J. 2020. Estado poblacional del Cocodrilo de Pantano (Crocodylus moreletii) en regiones prioritarias de Petén, Guatemala. Artículo entregado para la publicación.

González-Desales, G.A., O. Monroy-Vilchis, P. Charruau y M.M. Zarco-González. 2016. Aspectos ecológicos de la anidación de Caiman crocodilus chiapasius (Bocourt, 1876) en la reserva de la biosfera La Encrucijada, México. Animal Biodiversity and Conservation (39):2.

Rodas-Trejo, J., P. Ocampo-González, H. Mandujano Camacho, R. Grajales Zepeda y J. Hernández-Nava. 2017. Estado poblacional del Crocodylus moreletii (Reptilia: Crocodylidae) en el Área Natural Protegida Laguna de Términos, Campeche, México Population status of Crocodylus moreletii (Reptilia: Crocodylidae) in the Laguna de Términos protected natural area, Campeche, Mexico. Quehacer Científico en Chiapas. 12(2):41-46.

Ruano, S. y A. Milan. 2014. Climate change, rainfall patterns, livelihoods and migration in Cabricán, Guatemala Report No.14. Bonn: United Nations University Institute for Environment and Human Security (UNU-EHS).

Villegas, A., L. Sigler y Reynoso, V.H. 2011. Capítulo 6: Método de ubicación y seguimiento de nidos (USN). En Programa de Monitoreo del Cocodrilo de Pantano (Crocodylus moreletii) México-Belice-Guatemala. México. Editores Sánchez Herrera, O., G. López Segurajáuregui, A. García Naranjo Ortiz de la Huerta y H. Benítez Díaz. 105-127. Ciudad de México: CONABIO.

Somaweera, R., J. Nifong, A. Rosenblatt, M. L. Brien, X. Combrink, R. M. Elsey, G. Grigg, W. E. Magnusson, F. J. Mazzoti, A. Pearcy, S. G. Platt, M. H. Shirley, M. Tellez, J. V.D. Ploeg, G. Webb, R. Whitaker and B. L. Webber. The ecological importance of crocodylians: towards evidence-based justification for their conservation. Biological Reviews.

Guatemala, julio 2020