Bienes y servicios del “Refugio del Quetzal”

Bienes y servicios del “Refugio del Quetzal”

Parque Regional Municipal San Rafael Pie de La Cuesta

El Parque Regional Municipal San Rafael Pie de La Cuesta, conocido como “Refugio del Quetzal”, ubicado en San Marcos,  es un área protegida con una extensión territorial de 43.50 hectáreas, registrada en el Sistema Guatemalteco de Áreas Protegidas -SIGAP-, desde el año 2015.

Refugio del Quetzal

Con bosque nuboso representativo de la región; posee flora donde se ha identificado al menos 72 especies arbustivas y arbóreas; el área además cuenta con 14 nacimientos de agua de los cuales dos son utilizados para el  abastecimiento para comunidades cercanas,  donde también al menos 3,000 familias se benefician de plantas medicinales de esta importante área protegida.  

Entre otros elementos de conservación que resguarda este bosque podemos mencionar, 4 especies de murciélagos, siendo el murciélago de fruta (Artibeus jamaicensis), murciélago de cola corta (Carollia brevicauda) y murciélagos de lengua larga del género (Glossophaga sp.) y murciélago (Artibeus toltecus), asimismo especies como el micoleón (Potos flavus), cacomiztle (Bassariscus sumichrasti), tacuazín (Didelphis marsupialis), gato de monte (Urocyon cinereoargenteus), pizote (Nasua narica), armadillo (Dasypus novemcinctus), yaguarundi (Puma yagouaroundi) tacuazín de cuatro ojos (Marmosa mexicana), y varias especies de anfibios, entre otros.

Además, se registran 12 especies de aves en las categorías A1 (especies mundialmente amenazadas según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN), tal como la Penelopina nigra o comúnmente conocida como Chacha negra. Y especies en la categoría A3 (especies restringidas a un bioma). Se han registrado 160 especies de aves residentes y migratorias. Sin embargo, de todas las aves registradas en el área protegida y que resalta por su belleza y connotación cultural es el Quetzal nuestra ave símbolo.

El Quetzal (Pharomachrus mocinno) es un ave omnívora, se alimenta principalmente de árboles de la familia Lauraceae, hiedras, palmeras, arbustos, entre otras especies, como el aguacatillo y también se alimenta de insectos, lagartijas, ranas y moluscos.  Es un ave monógama y en época de reproducción tanto el macho como la hembra cuidan a sus polluelos.

Por ello, la Dirección Regional del Altiplano Occidental del CONAP ha implementado acciones para apoyar su reproducción y conservación in situ y en completa libertad, con la colocación de “nidos artificiales”,  lo cual es catalogado como un resultado exitoso a nivel nacional e internacional, ya que investigadores y científicos de otros países han visitado Guatemala para conocer cómo funciona este modelo para replicarlo en otros países, además ha aumentado la presencia del ave símbolo en el área y esto se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos del Parque Regional.

¿A qué se le llama nido artificial?

A un tronco de la especie conocida por su nombre local como  batz, muerto en descomposición, que es colocado a un árbol vivo, es un poco poroso y suave, esto facilita al Quetzal para que pueda picarlo y hacer su nido y reproducirse. La mayoría de nidos en el Parque son nidos artificiales.

Los guardarrecursos del CONAP colocan estos nidos con 5 o 6 meses de anticipación a la época de anidación, para que puedan familiarizarse con el nido,  los observan y monitorean, y sólo cuando  las aves se sienten seguras trabajan en ellos para la construcción de sus nidos, la época de anidamiento en este lugar es de febrero a mayo de cada año.

Hace 4 años se tenía un registro de 15 a 20 parejas, ahora se han registrado entre 35 a 40 parejas, esto demuestra éxito de los nidos artificiales y es el CONAP quien ha implementado este sistema que muestra resultados positivos, cada año se colocan entre 40 y 50 nidos artificiales, pero no todos son usados por los quetzales.

¡Datos curiosos!

  • El cortejo de las parejas dura entre 15 días a 3 semanas, se observa a las hembras y machos volando de un lado a otro.
  • En noviembre y diciembre las parejas de Quetzal seleccionan los nidos,  pican varios troncos y eligen el que más comodidad les ofrece y deciden quedarse.
  • El proceso de incubación dura de 20 a 22 días aproximadamente, después que la hembra pone los huevos, ambos incuban en turnos hasta que nace el pichón.
  • Las crías permanecen en los nidos entre 30 a 40 días.
  • Los padres colaboran en la crianza, tanto la hembra como el macho se turnan,  en periodos de 30 a 45 minutos y llevan comida a la boca del nido y los pichones salen a recibir el alimento.
  • Regularmente el macho es el que brinca primero a recibir el alimento
  • Mientras están en los nidos se alimentan de proteínas, los padres les llevan insectos, al salir de los nidos ellos ya se alimentan de frutos
  • Cuando los pichones salen por primera vez del nido, no salen volando, los padres los llevan en las alas, pero se observa por lo menos entre 8 o 10 parejas que llegan a acompañar a los padres, cantando y volando, como “celebrando” la salida de los pichones.

¿No te parece que es un gran espectáculo que sólo la naturaleza nos puede dar?

El guardarrecursos del CONAP Robin Calderón, resalta que, “el Refugio del Quetzal es un tesoro, es algo espectacular, por lo que invitamos a la población visitar el lugar de forma responsable, no extrayendo orquídeas, cuidando los senderos, no extrayendo rocas del lugar como la piedra auxidiana un mineral volcánico,  no dejar basura, si ven cerrados algunos pasos, por favor respetar los senderos bloqueados ya que hay Quetzales anidando en sus nidos, además no compren animales silvestres, ellos deben estar libres en su hábitat”.

“Las áreas protegidas promueven el desarrollo social, político y económico para la presente y futuras generaciones, conócelas, defiéndelas, te pertenecen”, resalta el Secretario Ejecutivo del CONAP, Ing. Carlos Martínez.

Guatemala 25 de mayo del 2021.