Conservación del Pinabete

Conservación del Pinabete

Guatemala 25 de octubre de 2019. El Consejo Nacional de Áreas Protegidas -CONAP-, junto al Instituto Nacional de Bosques, INAB-, Ministerio Público, Ministerio de Gobernación, Policía Nacional CIvil, Diprona y Productores de Pinabete, realizaron el lanzamiento de la Campaña para la Conservación y Protección del Pinabete 2019, 9, en donde se dio a conocer los operativos que se estarán realizando para prevenir el comercio y tala ilegal de la especie de pinabete, los avances en el establecimiento de plantaciones autorizadas y la promoción de la compra legal de productos de pinabete

La diversidad biológica de Guatemala es tan amplia, que precisamente su riqueza en flora incluye la existencia de especies endémicas, las cuales constituyen muestras únicas, de bajo número y de distribución restringida, un ejemplo de estas es el pinabete (Abies guatemalensis Rehder), representativa de nuestro país y única en el mundo por su característico y singular aroma.

En el año 1979 el Pinabete (Abies guatemalensis Rehder) fue incluido en el apéndice I del Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre -CITES-, al ser considerada especie en peligro de extinción y por ello se ordenó su protección. 

De acuerdo al diagnóstico de la situación de la Estrategia Nacional para la Conservación del Pinabete, realizado en el año 2008 por el CONAP;  se estima que Guatemala cuenta con un área  de 27,548.29  hectáreas de bosque de Pinabete en 94 sitios, el 50% de bosque se encuentra dentro del Sistema Guatemalteco de Áreas Protegidas –SIGAP-,  su distribución natural se localiza desde los 2,400 a los 3,500 metros sobre el nivel del mar (msnm), en temperaturas que oscilan entre los 3° a los 10° grados centígrados; en los departamentos de San Marcos, Quetzaltenango, Totonicapán, Sololá, Huehuetenango, Quiché, Jalapa, Chimaltenango, Chiquimula y Zacapa.

Sin embargo, el pinabete enfrenta una serie de amenazas, la principal es el corte de ramillas de árboles de bosques naturales para la fabricación y comercialización árboles navideños “hechizos o artesanales” y adornos navideños, lo que representa una baja producción de semilla y por ende la reducción de la especie.

Por ello, la conservación de bosques con presencia de pinabete es de suma importancia para Guatemala y fundamental en los procesos ecológicos para un mejor futuro.  Entre los principales servicios ecosistémicos de los bosques de Pinabete es que son hogar para la vida silvestre, lo cual hace que su valor ecológico, ambiental y social sea incalculable, además de ser fuentes de recarga hídrica, oxigeno, entre otros.

El CONAP ha liderado iniciativas con apoyo del INAB para alcanzar la conservación de la especie, como la Estrategia Nacional para la Conservación del Pinabete, la cual ha sido actualizada en el presente año. El objetivo principal de dicha Estrategia es conservar la especie y las áreas degradadas para ser recuperadas a través de los diferentes esquemas de repoblación y restauración; así como  una línea de acción orientada al monitoreo y control del comercio ilegal de la especie, con el fin de proteger su cobertura forestal. En estas actividades participan un aproximado de 2,500 personas, entre instituciones de gobierno, oenegés, municipalidades y sociedad civil, quienes trabajan en los monitoreos de control, coordinados interinstitucionalmente dentro de los bosques naturales y en las principales carreteras.

Para conservar los bosques naturales de Pinabete y quitarles la presión a estos, se han establecido plantaciones de Pinabete, con la finalidad de que en la temporada navideña las familias guatemaltecas puedan adquirir su árbol de forma legal proveniente de plantaciones autorizadas.

Por ello el CONAP hace un llamado a la población a que, en la época de fin de año, adquieran productos y subproductos de pinabete debidamente registrados y que lleven los marchamos correspondientes, con la leyenda INAB/CONAP y su respectivo código de registro.

Según la Ley de Áreas Protegidas (Decreto No. 4-89) señala las multas y sanciones sobre los delitos vinculados al tráfico ilegal de Pinabete (corte, comercialización y transporte)  Prisión de cinco a diez años y multa de diez mil a veinte mil quetzales, y el Decreto 101-96, Ley Forestal, indica multas de Q. 400.00 a Q. 10,000.00 y  de Q. 10,000.00 a Q. 50,000.00 con prisión de uno a cinco años.

La conferencia se realizó con apoyo de CALMECAC.

 “Los bosques de pinabete son hogar para la vida silvestre, además proveen servicios a la población”.